Sportflx es o no es?

Aunque se ofrece como un servicio legal a cambio de una cuota mensual de 20 dólares y se promociona como el "Netflix de los deportes", el modelo de Sportflix parece más cercano al de Roja Directa que al de la creadora de House of Cards.

Anunciada semanas atrás con bombos y platillos como el "Netflix de los deportes" y una opción "disruptiva" en el ecosistema de las transmisiones deportivas en América Latina, Sportflix parece estar optando por un modelo más cercano al de la página pirata Roja Directa que al de la plataforma de streaming Netflix.
 
Es que Netflix, como se sabe, paga miles de dólares a los dueños de sus derechos por cada uno de los contenidos que ofrece en su plataforma, a la vez que limita su alcance solo a los territorios por los que acuerdan los derechos.
 
Sportflix, en cambio, se define como una plataforma que retransmite señales, no derechos, por lo que solo necesitan arreglar con los canales que ya tienen los derechos y no con las ligas que los venden. Primera diferencia con Netflix.
 
En su página web, de hecho, la letra chica aclara que se trata de un sitio que será conector entre "usuarios proveedores" de transmisiones y los "usuarios clientes" que pagarán por verlas y que Sportflix actúa como un "comisionista" entre estas uniones. Segunda diferencia.
 
Sin embargo, sabido es que las principales ligas americanas, europeas, competiciones a nivel continental o ligas como la argentina, por citar algunos ejemplos, están actualmente licenciadas por programadoras como FOX e ESPN, las cuales desembolsan millones de dólares año a año para poder transmitirlas.
 
Y ambas ya han declarado públicamente que no solo no han llegado a acuerdos con Sportflix, sino que directamente nunca han negociado con ellos.
 
Para estos casos la solución de Sportflix es sencilla: "Si no me quieren dar la señal de allá, la busco en otro país", explicó su VP, Matías Said ignorando -o deliberadamente saltándose- las clausulas de exclusividad que ya existen por dichos eventos.
 
Para ser gráficos, es como si Netflix colocara en su plataforma en América Latina la última temporada de The Walking Dead (cuyos derechos tiene FOX) y su argumento fuera que en EEUU la serie la tiene AMC y que lo que están haciendo es retransmitir su señal. Tercera y gran diferencia.
 
Y a medida que las diferencias alejan a Sportflix de Netflix, lo acercan cada vez más a Roja Directa, que se escudó siempre en el mismo argumento: no eran una página pirata, sino una plataforma para compartir, lo que los deslindaba de responsabilidad. La justicia, por supuesto, no coincidió con su argumento.
 
Hoy Roja Directa fue clausurada y obligada a indemnizar a los afectados, en un proceso legal que continua en España y que podría terminar con el procesamiento de su fundador.
 
Aunque Sportflix se "disfrace" de legal, al momento que emita cualquier evento de FOX o ESPN, por nombrar a los dos programadores que ya han advertido sobre la plataforma, su verdadera cara pirata quedará al descubierto.
 
Fuente: todotvnews

Video