Carlos Slim avanza en el negocio de la TV con derechos de transmisión de las Olimpíadas

El mexicano Carlos Slim, dueño de América Móvil (AMX), adquirió los derechos para las transmisiones de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en toda América Latina- excepto en Brasil.

En México, dejó fuera del negocio de la televisación a las principales empresas de TV abierta y paga, TV Azteca y Televisa.

Arturo Elías Ayub, director de Uno TV y Claro Sports, canales de televisión por internet de AMX señaló que “la apuesta de nosotros es (transmitir los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2106) a través de los celulares, tabletas, computadoras, y en su momento, cuando nos den la autorización, será a través de la televisión de paga”.
 
De acuerdo con el investigador Gustavo Fontanals, “es un claro mensaje en que ya tienen a AMX compitiendo en TV, aún no en paga ni en abierto (en México), pero sí en streaming y en contenidos, y del respaldo y capacidad financiera que AMX tiene para quedarse con productos exclusivos. De aquí a poco ya los tendrán compitiendo en su negocio principal [TV paga] y este es un claro mensaje de que lo harán y con fuerza. Es como una bandera plantada en su terreno, con un evento de renombre que estaba siempre en Televisa”.
 
Las emisiones de los juegos olímpicos, que se se podrán ver de modo gratuito, quedarán a cargo de AMX, a través de su portal de noticias UNO TV, de Infinitum, servicio de banda ancha de la compañía y a través de aplicaciones para celulares.

 Además, AMX negoció la transmisión televisiva en abierto con las TV públicas Canal 11 y Canal 22. Entre ambas cubren gran parte del país con sus redes nacionales que cuentan con 26 repetidoras.

 En TV paga, a las plataformas que retransmiten estos canales, se suman las emisiones a través de Claro Sports, Fox Sports y ESPN.

“Va a tener una cobertura importante, pero no alcanzan la que tendrían las cadenas nacionales, así que no van a ser unos juegos que puedan ser vistos por toda la población mexicana. Los medios digitales siguen siendo, si no de pocos, no para la mayoría. Hablamos de 50% de la población que tiene acceso a Internet, pero por hogares no pasamos el 35%”,explicó el periodista especializado en telecomunicaciones, Gabriel Sosa Plata, vicepresidente de OBSERVACOM.
 
El periodista Javier Tejado Dondé señala que “lo que parecería ser un gesto inusual de generosidad por parte del emporio empresarial más grande del país es en realidad una maniobra para evitarse el pago de multas millonarias que involucra un rescate gubernamental, poner en riesgo a toda la TV pública y poner contra la pared tanto a la Secretaría de Gobernación como al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT)”. Explica que “como en el caso de México no hubo televisora comercial que quisiera pagar los altos costos que pedía AMX para recuperar su inversión, esta tuvo que buscar la intervención gubernamental, vía la Secretaría de Educación Pública, para lograr que las televisoras públicas lleven los Juegos Olímpicos. Con ello, AMX tuvo la ventana que necesitaba en TV abierta y evade las multas millonarias que el Comité Olímpico Internacional (COI) le impondría en caso de incumplir el contrato firmado [transmitir el evento en TV abierta]”.
 
Televisa no estaría interesada en contratar los derechos por sus elevados costos, así como por las implicancias regulatorias que debe cumplir para su adquisición por ser agente económico preponderante. Además en la última transmisión de los juegos de Londres de 2012 no les reportó importantes ingresos (aumento general del 1% las ventas de publicidad). En el caso de TV Azteca, si bien las ventas de publicidad se incrementaron en un 6% por el evento deportivo, los costos de transmisión se incrementaron al 12%.

 Sosa Plata estima que “al parecer no habrá una participación muy relevante de deportistas mexicanos que se pudiera aprovechar en el ámbito de los negocios como para que afecte demasiado a las televisoras. Sí es un tema de imagen, porque los Juegos Olímpicos son muy importantes para los medios de comunicación, pero el entorno competitivo en telecomunicaciones se está transformando y hay otro tipo de prioridades”.

  

Fuente: Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia

Video