El silencioso nacer de una nueva era

Un zumbido, más similar al de una nave espacial en un film de ‘Star Wars’ que al de un coche de carrera, anuncia el paso de uno de los monoplazas de la Fórmula E. La ausencia del estruendoso ruido del motor es solamente uno de los llamativas diferencias que tiene la nueva categoría de automovilismo, que está en estos momentos disputando su temporada inaugural alrededor del mundo.



Organizada por la Federación Internacional del Automóvil y dirigida por el empresario español Alejandro Agag, la competencia que busca impulsar la innovación y el desarrollo de los motores eléctricos. “Nuestro primer objetivo es consolidar el campeonato a nivel global y creo que, ya a mitad de temporada, lo hemos logrado”, comentó Agag, CEO de Formula E Holdings, en diálogo con SportsLatam.



¿Cómo ha sido la experiencia de estos primeros meses? ¿Cómo ha sido la recepción del público? Yo diría que ha sido un comienzo muy alentador para la primera temporada de la Fórmula E. Dado que comenzábamos con una hoja en blanco -hace tres años no teníamos nada, ni un boceto de un auto de carrera- podemos estar encantados con lo que ya hemos logrado, aún si todavía nos queda mucho camino por recorrer. En términos de espectadores, ha sido un éxito significativo, cuando uno piensa que tres de las cuatro primeras carreras tuvieron todas las entradas vendidas.

¿Qué destaca de las competencias en Uruguay y Argentina? ¿Hay planes de sumar otras sedes en América Latina para los próximos años? Tanto en Punta del Este como en Buenos Aires recibimos una muy cálida bienvenida: de hecho, Uruguay y Argentina son países con una importante tradición de deportes del motor y con un grado generalmente alto de entusiasmo por estas competencias. Hemos recibido muchas peticiones de otros países latinoamericanos, de hecho de todos los continentes, pero creo que, para la segunda temporada, el número de carreras continuará igual o se incrementará por apenas una o dos.



¿Cómo ha sido la recepción a nivel de sponsors y partners? ¿Qué ha ocurrido con los derechos de televisación? Desde el punto de vista comercial, la primera parte de la temporada ha sido positiva, por ejemplo, con el arribo de un socio importante como Julius Baer, justo antes de la carrera en Beijing. Luego está el hecho de que los ocho constructores ofrecerán motores eléctricos para la segunda temporada y otro anuncio importante es inminente. Es importante señalar que, en las primeras cuatro carreras, hemos crecido en audiencia global por sobre los 70 millones de espectadores. En Buenos Aires la carrera fue particularmente exitosa, con un crecimiento del 8% con relación a la previa.

¿Cuál es el principal objetivo para esta primera temporada de la categoría? ¿Cuál es el impacto que espera tenga la categoría fuera de la pista, en el universo de los motores? La primera meta es consolidar el campeonato a un nivel global y creo que, aún cuando todavía no hemos alcanzado la mitad de la temproada, ya lo hemos logrado. No solo la Fórmula E se ha establecido como tal en la escena del deporte automotor, sino que también ha ofrecido algo diferente, más allá de una forma de deporte motor pura y simple. Un ejemplo es la interacción con el público que logramos a través de las redes sociales con el Fanboos, con el cual el público puede tomar parte de la carrera, algo que es único de la Fórmula E y es particularmente relevante para los fanáticos más jóvenes.



La próxima temporada se sumarán ocho nuevo fabricantes y todos podrán aplicar sus propias innovaciones ¿Qué anticipa de lo que se podrá ver en la segunda temporada de la categoría? El arribo de muchos constructores constituye definitivamente un empuje y un nuevo punto de atractivo, tanto para el público como en términos comerciales y técnicos. De hecho, uno de los objetivos de la Fórmula E es actuar como una plataforma para las nuevas tecnologías enfocadas en incorporar vehículos de calle con tecnología eléctrica.

Video