Rio 2016 ingresa a la recta decisiva con nuevas preocupaciones

Superados los temores sobre la infraestructura, los Juegos Olímpicos de Rio han ingresado al último tramo de su preparación, enfrentando nuevos contratiempos, como el del virus Zika, y más críticas, como las recibidas por su decisión de no numerar ciertas entradas.

Rio 2016 calló la boca de quienes dudaban de su capacidad para cumplir en tiempo y forma con los plazos requeridos para tener la infraestructura necesaria para los Juegos Olímpicos. Las voces que acusan a la organización de haber hecho explotar el presupuesto continúan sonando fuerte, es cierto, pero las sedes de los diferentes eventos estarán más que prontas. Sin embargo, Rio 2016 no encuentra respiro.

El ya infame virus Zika tiene a las delegaciones y los espectadores altamente preocupadas, pese a que la organización afirma que el brote de la enfermedad estará bajo control para el comienzo del evento, en agosto.

"En este momento tenemos un nuevo problema y lo estamos enfrentando con la ayuda del gobierno y las autoridades", comentó Mario Andrada, miembro del Comité Organizador de los Juegos Olimpicos y Paralimpicos de Rio. "Nuestra prioridad es la salud de los atletas, la salud de todos los brasileños y la protección de todos aquellos que trabajan para hacer los JJOO realidad".

"Estamos seguros que vamos a ganar esta batalla y no afectará a los Juegos", afirmó.

Lamentablemente el Zika se ha vuelo un protagonista de Rio 2016. Se estima que 1,5 millones de personas en todo Brasil han sido infectadas por el virus.

La organización de Rio confía en poder minimizar los riesgos de contagio para agosto, un mes más frío y seco que aseguran limitará sensiblemente la cantidad de mosquitos durante la cita olímpica. La mirada más pesimista, en cambio, es dada por algunos epidemiólogos que temen que los JJOO sirvan para acelerar la propagación del virus a diferentes partes del mundo.

EN ORDEN DE LLEGADA. La organización ha recibido nuevas críticas por su decisión de innovar en la venta de entradas, brindando tickets con sector pero sin número de asiento, lo que permitirá a las personas elegir su lugar, dentro de un bloque del estadio.

Los deportes en los que se aplicará este sistema son badmington, boxeo, deportes ecuestres, hockey, rugby, tiro, tenis de mesa y pesas. La política también se aplicará para las competencias de canotaje y remo en la Laguna Rodrigo de Freitas y en el Sambódromo, durante los eventos de arquería y el final de la maratón.

En palabras de la organización, la decisión se justifica en el deseo de permitirle a la gente vivir la fiesta olímpica de una forma más libre, con " la energía, espíritu e increíble atmósfera" característica de Brasil.

Otra posible lectura es que la organización está buscando acelerar la venta de entradas, dado que se habrían vendido apenas un 50% de las 4,5 millones de localidades reservadas para los locales.

Cualquiera sea el motivo, hay temor entre el público en que se produzcan incidentes en la lucha por los mejores lugares de cada sector.

El sistema de "admisión general" es común en Brasil en prácticamente todos los eventos deportivos, empezando por el fútbol.

Video